viernes, 30 de enero de 2009

Carrillos vs Baritons y el complicado asunto FOFOFAI

Sí, el ensayo pasado del Carrisuay fue protagonizado por Carrillos, con el que vimos tanto el Devil Rag a velocidad lenta (salvo el final, a petición de Canini) como el Divertimento.
Sin embargo, había algo en los barítonos que no funcionaba, y al final Carri acabó poniendo cara de mal humor. Tocaban fuerte y desafinados, además de a su bola. Sin embargo, una vez Carri se puso serio, la cosa empezó a ir mejor.
Los altos descubrimos un fallo de solfeo que llevábamos haciendo mal desde tiempos ancestrales en el Devil's Rag y, en general, tomamos consciencia del poco tiempo que nos quedaba para el siguiente concierto.
Toni y Bárbara, con todo su orgullo Carrisuayseril, decidieron quedarse todo el ensayo completo a pesar de no tener más medio de transporte que el TRAM. Y, así fue como hicimos un intensivo repaso de las notas y del carácter.
La segunda parte del ensayo fue protagonizada por los solistas jijonencos: Claudia y Enric. Mónica pasó a doblar el papel de un soprano y Pablo a tocar el alto que antes tocaba Enric. Mireia se quedó con el papel de tenor que tocaba Mónica en Campello. Sí, bastante lío, pero el caso es que comenzamos a ensayar, los barítonos parecía que habían tomado varios litros de poción fuerte-mágica, porque tocaban fuerte en exceso y los altos... qué bien tocamos, che.
Siguió el asunto hasta que conseguimos tocar entera, aunque sin la cadencia, el divertimento de Crepin. También aconsejé a Bárbara sobre su salud dorsal, y puede ser que incluso haya en un futuro próximo una actualización para mejorar la espalda de los Carrisuayxos.
Después, cada uno se fue a casa y, al día siguiente, Three for five entró en acción, mutando su nombre a FoFoFai (4 for 5), ya que Toni y Canini se sumaron a los ya veteranos Mireia y yo y, además, Adri no pudo venir por exámenes.
Así que, 4 de 5, nos centramos en el Ebony Concerto (no confundir con Etony Concerto :-P). Es curioso que sigan habiendo esos problemas de medida.. hay que ponerse las pilas, sobre todo los metales. Tanto es así que una vez que tocaron bien, Paco se quedó tan alucinado que tuvo que decir: ¡¡dios!! ¡¡Repetidlo, por favor!! y se repitió.
Llegamos a tocar hasta el segundo movimiento, en el que yo me limito a mirar como Mireia y Toni se marcan el solo de la muerte delante de todos.
Así, tras ofrecer al grupo de vientos el disfrute mayor que pueden imaginar (tocar con nosotros) me dispuse, acabado el Ebony Concerto, a ofrecerles un placer casi comparable: Ser dirigidos por mí.
Paco se sorprendió de que dirigiera la figura de tres hacia dentro (esto es, marcar el segundo tiempo de, por ejemplo, un 3/4 hacia dentro en vez de hacia fuera). Tras un intenso debate, concluimos que era por mi incapacidad para distinguir la derecha de la izquierda, algo no poco común en muchas personas.
Como bien me señaló Suay clases atrás, Paco me dijo que cuando dirigía oscilaba. Solo que en vez de compararme con un péndulo de un metrónomo, me comparó con Mahoma. Decía que era similar al "Movimiento sexy de caderas" de las chicas cuando dirigen, pero que el mío era más religioso y sosegado. A la tercera, junto a la figura básica, lo corregí y empecé a dirigir, siendo mucho menos caótico que la otra vez. Al final les señalé puntos importantes a modo de anotación y se sorprendieron de que hubiera hecho un pequeño análisis armónico de la obra. Señores, el análisis y la armonía sirven no solamente para pasar de curso ;-)
Así que, tras de mí le tocó el lugar a Natalia y después a María Elena, pero como no tienen nada que ver con el Carrisuay, la historia se acaba aquí.
Decir que el concierto de Jijona es en dos semanas, pero que la semana que viene hay audición con de saxos + percusión. ¿Habrá entrada en el carrisuay?

¡¡Estad atentos a la próxima semana!!

martes, 20 de enero de 2009

Viento, oriental y desorientado

La entrada número 23, como mi autobús favorito :-P 

Han pasado cosas esta semana, se ha anunciado el veto a la banda, con el consiguiente enfado de Paco y los exámenes de febrero parece que llegan a su fin, por fin.
Y es que hasta en el Carrisuay hemos visto como la examencitis y la selectivitis(aunque a Mireia parece que no le afecta demasiado, a pesar de haber ostentado hace años el título de chica-con-cara-de-ser-muy-responsable) afectaba seriamente al rendimiento de los integrantes, menos a Toni, que como le gusta ir al revés del mundo ha anunciado su tan esperado regreso.
Así que nos vimos ocho con Suay, y comenzamos a ensayar Obertura. Bueno, no comenzamos porque de repente apareció Carrillos, me puso el cuchillo en posición amenazante y me dijo: "Tienes que hacer un blog" y estuvimos hablando de él durante casi media hora. Finalmente, decidimos el nombre del blog y Carrillos se fue contento.
Comenzamos pues a entregarnos en cuerpo y alma a la obra, en la cual Canini tuvo problemas para hacer los acentos y todos concluimos que los tenores, Mireia y Pablo, los hacían mejor. Hubo un duelo de transportes en el que Suay decía Sí y Toni y Pablo decían La. Y sin palabras, Suay ganó el duelo.
También descubrimos de Suay su ascendencia oriental y Enric y yo llegamos a la conclusión de que Suay era un apellido de origen chino. Os preguntaréis como lo descubrimos, ¿verdad?
Fue de la siguiente forma:
Suay le propuso a Toni hacer su pasaje con acentos. Luego le dijo que lo hiciera sin acentos. Sin mediar palabra, sin mayor explicación. Toni tuvo que pensar durante largos minutos qué era lo que hacía o no hacía. Finalmente, descubrió gracias a las insinuaciones de Suay que su problema es que no hacía acentos. Feng Suay lo llaman ahora por estos lares...
Y, nada, esa tarde jugaba el Barça y, claro, el ensayo tuvo que acabar antes, además de que faltaban 5 miembros. Pero no, Suay se lo estaba pasando en grande (porque los que éramos lo estábamos dando todo y conseguimos sonar very bien) y al final hicimos el ensayo completo. 
Hacía viento y frío a la salida, pero finalmente conseguimos llegar a nuestros respectivos mecanismos de desplazamiento y a nuestras casas.
Claudia, mientras tanto, estaba pensando en el hambre que tenía porque, claro, no habíamos bajado a tomar las clásicas napolitanas de las siete y media. Mireia se sentía cansada y quería que le transportara el tenor("tienes algo raro en la mano", me decía... ayyy, y yo preocupado, xD). Pablo y Canini esperaban a Suay pacientemente entre "tirapayá neneee" y horchata y Enric avanzaba estoicamente hacia su coche.
¿Que qué hacía toni? No lo sé, la verdad, XD
Edu, mientras tanto, se maravillaba de que en el periodo barroco ya se tocara con "swing". ¿No os lo creéis carrisuayxos de poca fe?




Si Lully hubiera conocido el saxo, seguro que no se hubiera muerto de gangrena golpeándose con un bastón en el pie mientras dirigía y se hubiera vuelto jazz-inger y lo hubiéramos visto en las "jas session" de la época.

¡¡Hasta la semana que viene Carrisuayxos!!

PD: Por cierto, podéis observar mis grandes poderes de predicción, que coloco la entrada del ensayo del miércoles un martes. ¿Qué? Nah, lo siento, no sirve para los exámenes :-P

viernes, 16 de enero de 2009

Three for five o el asalto a las tierras de Jazzinger Z

El trío magnífico, Three for five, ayer volvió a la carga sin Adrián pero con Caninix (Por lo tanto, seguíamos siendo tres).
Era un jueves soleado, un poco frío, un regreso cuanto menos esperado. Esperado en parte por el concierto de la orquesta del día anterior, en el que se había tocado la sinfonía 25 de W.A. Mozart (todo un hito dentro del conservatorio profesional, según Paco) y había que comentar la jugada. La bronca fue para oboe y trompas y la gloria para las cuerdas, que se lo curraron.
Pero poco tiene esto que ver con saxo, así que nos dispusimos a tocar el Ebony Concerto de Stranvinsky. No obstante, como todo lo bueno se hace esperar, antes de ello se tocó "La Chica de Ipanema" y nos comentó que pensaba disgregar el grupo de vientos en grupos de cámara más pequeños. Después de ello, se tocó la Fantasía Coral (op. 80), una obra de Beethoven para piano, orquesta y coro que es característica por ser un anticipo de lo que, bastantes años después, sería su obra maestra (Hablamos de la sinfonía 9).
Bueno, si Beethoven no estuviera sordo y levantara cabeza, se habría vuelto a morir de lo mal que sonaba eso. Lo gracioso es que Paco nos había dicho a los saxos: "Tranquilos, os gustará".
El mejor momento fue cuando entraron las trompas, a lo que Paco respondió: "Eso va muy bien para un atasco."
Finalmente la acabaron y comenzamos con el Ebony Concerto, aunque un poco flojitos y bastante perdidos. No obstante, a la segunda vez ya iba como la seda.
Fue tan bien que, viendo nuestro señor director alcoyano a las trompetas tocar tan ajustadas, se quedó tan perplejo que tuvo que parar. Después de eso, cuando volvimos a comenzar, una de ellas decidió que le gustaba más empezar un tiempo después que el resto, ocasionándose lo que el alcoyano nombraría como: "Una república".
Parece ser que no tenía muchas ganas de ensayar porque paró y nos contó la historia de por qué decía eso: 
"En una radio cuyo nombre no quiero mencionar, entrevistó un hombre mayor a Paco Amaya y, habiendo acabado la entrevista, le dijo que esperara hasta el final y que luego se tomarían un café. Paco esperó y esperó y en una de esas, nuestro entrañable viejito soltó: - Es que esas nuevas tendencias son un caos, son... ¡¡una república!!.
Cuentan las leyendas que aquellos que sintonizaban la radio en esos momentos escucharon de fondo una gran carcajada. ¿Sería real?¿Sería una ilusión? Nunca lo sabremos."

Aprovechó para contar un chiste verde relacionado con repúblicas y anarquías, a pesar de que tuvo sus dudas, ya que Mireia le había comunicado que era menor de edad (¡Pero ya te queda menos!). Aún así, gracias al permiso de ella, lo contó.
Así que, reanudamos la marcha y volvimos a tocar y volvimos a parar. ¿Sabéis lo que es esto? Preguntaba Paco, respondiéndose a sí mismo: "Jazz". Nos contó sus aventuras en intercambios y como fueron a una Jam Session (según él, Yasesion) y fue una de las experiencias más aburridas de su vida. Decía que estaban muy emocionados con sus Jazz Singers, pero que a él solamente le recordaban a Mazinger Z. 
Y entre Jazzingers Z y repúblicas, chistes verdes y Yasesion, el ensayo fue dando fin. Mireia me comentaba que no daba el ensayo en un principio para entrada, pero después rectificó. Canini nos contó sus aventuras y, poco a poco, se fue haciendo la hora de retirarnos de la MT 14.



Aquí tenéis una muestra de lo que es el Ebony Concerto ;-)

La semana que viene no habrá Three For Five, pero sí Carrisuay así que, ya sabéis, ¡A darle a las escalas!

martes, 13 de enero de 2009

¡¡Moviment!!

Hoy ha sido consumada la semana del retorno con la primera clase de Banda del año. Hemos vuelto a ver al Clarinete Fantasma (qué haríamos sin él en la banda) y hemos sido dirigidos por Héctor, un clarinete más de carne y hueso.
Ya bajo su batuta hemos sido víctimas del primer ataque de la noche: ¿Acaso os prohiben moveros?

Dice Paco que los saxos solemos tocar muy bien pero que, gestualmente, no transmitimos nada y que el echa de menos dicha comunicación visual.
Claro que lo ha dicho, como siempre, en forma metafórica. Sus palabras fueron las siguientes:
"Parece que el conde drácula os haya empalado a los saxos. Es que no os movéis, estáis palotes."
Cada uno que piense lo que quiera.
Nos ha pedido que nos comuniquemos gestualmente con él como lo hacía un saxofonista de la vila que no conocí y nuestro amigo callosino Joan, archiconocido entre nosotros por su coreografía en la palindromía flamenca, además de por ser un gran saxofonista y músico de villaníspero.
Pues sí, ahora paco nos pide "moviment". Mès comunicaciò, que això no pot ser.
Además de sus peticiones, hemos podido disfrutar de unas sesiones de música en vhs intercalada por numerosos frulatos de cinta (traducción: se oían, de vez en cuando, unas interferencias bestiales). Hemos visto una parte del concierto de año nuevo de este año, dirigido por Daniel Barenboin. Gran concierto.
Claudia estaba que no podía con su alma y se estaba durmiendo, pero yo lo he conseguido evitar. Yo que, a todo esto, había sido vestido con un collar para enganchar saxos de los años 60, con todo el happy power y flower power presente. Era dorado.
Sí, es uno de los secretos más bien guardados de Enric, el heladero particular del carrisuay.
El otro secreto del carrisuay es que se va a tocar la palindromía flamenca para banda... ¡¡olé!!

Pero eso no ha sido todo, mientras estábamos tocando, nuestro estimado director se ha, valga la redundancia, dirigido hacia Edu S. diciéndole: "intenta expresar gestualmente lo que tocas. Pareces Popeye":
Sí, lo sentimos, Edu, vas a acabar fumando pipa y adicto a las espinacas, disfruta de tu juventud mientras puedas. 
Aquí le vemos desafiando a la crisis inmobiliaria:





Bueno, eso es todo por hoy, Carrisuayxos, que mañana no hay ensemble. Gracias a la inestimable ayuda de Mireia que colaboró en la recopilación de los momentos más entrañables de hoy.
Este jueves vuelven Three For Five. ¿Seremos por fin cinco? ¿Paco nos hará caso? ¿Se habrán estudiado los trompetas los papeles?
¡Todo eso y mucho más en las próximas entradas!



PD: No olvidéis votar en la encuesta cuál sería el apellido que le pondrías a la descendencia de Suay. ¡Hasta luego!

domingo, 11 de enero de 2009

Al Filo de lo Imposible...

"En Campello hay dos días que recuerdan muy bien. Uno es el día del desembarco, que casi siempre les llueve y lo tienen que suspender. El otro es el día en el que el flamante Carrisuay les desembarcó el concierto más potente de su historia reciente como pueblo pesquero y turístico."
-Cita de un sabio anónimo de El Campello.


Carrillos y Suay comentaban en la cena posterior que había sido un concierto al filo de lo imposible, cosa que inspiró el título de esta entrada. Mientras, Caninix y Eduruix hacían fotos a tutiplén ebrios de esencia saxofonística y Edu recordaba su pasado flamenco (¡el primer Flamenco de la historia del ensemble sin coreografía!). Mireia y María José comentaban la jugada mientras junto a Mónica veían las fotos y hablaban de subirlas a internet. Enric y Claudia decidieron quedarse a almorzar pese a haber quedado y Pablo estaba por ahí bebiendo horchata, xD. También contábamos con la presencia de Joanet el percusionista de mi banda, pero claro, uno se preguntará ¿Qué sucedió para que todo llegase hasta ese punto?

->Now or Never in El Campello

Se acababan las navidades, las escalas florecían y el ensemble volvía manos a la obra a preparar su concierto debut del curso, en el cual se aprovecharía para presentar a las nuevas incorporaciones (Eduruix y Claudia) y el esperado regreso (Bárbara).  Bossax Novax se cayó del repertorio dejando así Obertura, My own Voice, Empatía, Pequeña Czarda, Divertimento, La Dança del Diable Simpàtic, la Palindromía Flamenca y el Devil's Rag.
El miércoles fuimos sometidos, en nuestro primer día en conservas del año, a un duro ensayo (algunos más duro todavía, pues tuvieron que ensayar previamente en la nevera del conservatorio, también conocida como el salón de actos). En dicho ensayo estuvimos tanto con Carri como con Suay, ensayando sin parar. No había tregua, la Obertura tenía que salir, aunque significase enfrentarse a una horda de policías gallegos o a los papeles contemporáneos de My own voice, que por contemporáneos, se tornaban ilegibles. Blancas y negras, corcheas y semicorcheas, había de todo y todo giraba en torno a nuestras cabezas. Los ensayos, Caninix queriendo tocar siempre más fuerte (pero él ya cayó de pequeño a una marmita de fortísimos, así que no puede tomar poción FFF), Bárbara pisándome por si me perdía dando palmas... 

"¿palmas? ¿alguien dijo palmas?"

Sí, en la palindromía flamenca me destaqué como palmero, cogiendo el testigo de Canuto y apoyando a Edu en su dura labor como solista. Mis inestimables 64 compases seguidos de palmas "sempre forte" y "sempre corchea" entumecerían las manos del más recio de los flamencos. Pero héteme ahí, dándolo todo palma a palma, compás a compás, más flamenco que unas castañuelas.

El segundo día de ensayos fue bautizado como la dureza máxima. Esta vez nos tocó ensayar en la nevera del conservatorio desde las seis y media hasta las 10, cuando el padre de Mireia y el conserje gallego nos decían con miradas de corderitos degollados: "por favor, dejad de ensayar, que queremos ir a casa a dormir".
Pero no, había que hacerlo lo mejor posible, aunque eso significase morir congelados en aquel recinto "segundomundista"(tal y como acordamos Enric y yo al intentar éste en vano encender alguna de las estufas - o intentos de- que había esparcidas por el lugar).
Suay y Carrillos cogieron el barítono en sustitución de Toni mientras la gente, curiosa, pasaba por la puerta y nos oía. Me llegaron comentarios (positivos, por supuesto) de: "los saxos están en forma".
¡¡¡Claro que sí!!!
El Carrisuay estudiaba los papeles con ahínco y con brío, con poderío; mientras, la gente se amontonaba en la puerta de la nevera, sin pasar para no perturbar tan mágica escena...
Y, finalmente, tras tres intensas horas de ensayo, dándolo todo en cada frase, haciendo los mejores contratiempos vistos jamás en un instrumento, creando las atmósferas más mágicas y las melodías más excelsas, el ensemble acabó su ensayo y se fue a dormir, preparado para afrontar su con
cierto debut de 2009.
Y, desde Alicante, tras acabar la clase de Fundamentos de composición y mantener una conversación por móvil con Carrillos (cuando estábamos a menos de 3 metros uno del otro), partimos destino a El Campello. Me quedé esperando al rezagado Eduruix y pasamos a recoger a nuestro cajonero flamenco, Joan. 
Llegamos a la casa de cultura de campello, situada en la rotonda de la plaza de la rana (¿por qué de la rana? Nadie lo sabe -ni siquiera Paco Amaya-) y nos adentramos en ella, buscando el salón de acto o similar.
Tras atravesar pasillos, despistar al frío y evitar obstáculos tales como escaleras de gigantes y agujeros impensados, llegamos a donde estaba el ensemble, junto a Heladio, nuestro guitarrista.
Hicimos un repaso de todas las obras Da Capo y, al acabar el ensayo, fuimos a tomarnos un café a precio de oro a la cantina de la casa de cultura, donde aguardaban Rubén e Irene quienes, con la cámara de Mireia como arma, se encargarían de fotografiar todo el concierto. 
Nos tomamos los cafés y nos sentamos en los sofás de la entrada. Para amenizar la espera, Caninix dirigió la Rapsodia Bandística, en la cual el ensemble interpretó una Rapsodia tan curiosa como preciosa que incluía una selección de los mejores temas bandísticos, adaptados a la música contemporánea. Los géneros se fusionaban sin parar, desde Amparito Roca hasta el Diable simpátic, pasando por Tomás Ferrús, música Dance, la canción del partido popular y Benny Hill. Finalmente, tras mucho esperar y mucho tocar, se abrió la puerta y empezó el concierto. La primera parte salió bien, con Suay sin rizos mostrando su parte más controvertida en la obra de Rubén (My own Voice) y su parte más melódica en la pequeña Czarda. La segunda parte fue iniciada con errores en los papeles, Claudia y Mónica danzando por ahí buscando los susodichos y un público expectante tras la genial primera parte. Empezaron, bajo la dirección de Carrillos, Mireia y Pablo divirtiéndose tocando el divertimento, aunque sin mi cadencia :-P
Después, nos sentamos todos y disfrutamos de la dança más famosa del panorama musical: la dança del diable simpàtic.
Luego Edu cogió las riendas y nos deleitó con una magnífica interpretación de La palindromía flamenca. Tan flamenca y tan magnífica fue la interpretación que no pudimos contenernos y le tuvimos que gritar unos cuantos olés y palmas. 
¡¡OLÉ!!
Para terminar, el devil's rag (que no tiene nada que ver con rayos) hizo mover el esqueleto de los asistentes.
Y, claro, todo éxito tiene sus recompensas y, aunque ni Heladio ni Bárbara pudieran disfrutarlo, asistimos a un convite en la cantina de la casa de cultura. Una picaeta bastante guay en la cual se desataron las fotos y más fotos y los primeros planos de Suay y Carrillos.
Joan me comentaba que molaba el ensemble y que debíamos pasárnoslo bien tocando.
En efecto, el carrisuay mola y es por eso por lo que suena tan bien (es la verdadera "élite del conservatorio" :-P).
Así que, ya sabéis, la próxima cita es en Xixona y puede que incluso haya algún concierto en San Juan. Por desgracia, Tomelloso no podrá contar con nuestra presencia y no se pudieron hacer grabaciones sonaras del concierto de Campello.
Pero habrá más y mejor, Carrisuayxos y Carrisuayfans.
¡¡¡Nos vemos!!!

PD: Arturo Albero Gabriel

sábado, 3 de enero de 2009

ESPECIAL DE NAVIDAD: Retorno al pasado

Bueno, hoy toca Revival navideño, así que cuelgo las viejas historias de cómo entré, cómo me perdí en villa nísperos y algunas de las primeras cenas. Especial para nostálgicos ;-)

Carrisuay Adventures

Érase una vez un ensemble de saxos aparentemente muy bueno que necesitaba urgentemente a un saxo alto y a un saxo tenor. Tan urgente lo necesitaban que me pillaron a mi como tenor. Yo sé lo advertí, pero no me hicieron caso. Y así va la cosa, claro...
El caso es que este maravilloso ensemble de saxos, llamado Carrisuay, recoge a algunos de los personajes más curiosos de todo el conservatorio. Sin ir más lejos Suay y Carrillos, los directores en funciones del grupo que, a su vez, también son profesores de saxo. Suay destaca por las denominadas "Suaysadas", las cuales, si son musicales, se refieren a música contemporánea que sólo unos cuantos elegidos entienden(es más indie que el indie). Carrillos, por otra parte, sustituye la batuta por sus dedos índices creando un estilo de dirección único e inimitable. Es el sello de identidad del ensemble.
Claro, que no sólo de directores vive el ensemble. Tenemos a Enric, el heladero del ensemble; a Joan, el crack mediático-pregúntenle por chicho terremoto, las campanas de belén, el solo de life... etc-; a Carla, la estudiante de selectividad-damas y caballeros, hay vida después de la selectividad-; a Urbano, el arquitecto-¿alguien mencionó "destino"?, a Adrián, el metrosexual del ensemble; a Mireia, la chica-con-cara-de-ser-muy-responsable; a Deborah, la que con su dominio del chino provocó la traumática experiencia con el suelo-hay gente que lo llama "caída de la silla"- de carrillos; a Blas, la voz cantante en el dúo DORAEMON-también dicen que no es de confianza-; a Ruben, el bajista de DORAEMON-también es el que más bulla mete del ensemble-; a Mónica, la fallera de agost-o la que perdió los papeles...y ahora se llevó los míos por equivocación...¡¡noooo!!-; a Canuto, el cantante-y el que apura más en las asistencias a los ensayos-; y las nuevas incursiones(Bárbara, la de la vila, y yo).
Claro, no faltan grandes secundarios como el Conde César, el tercer profesor de saxo, con una estética que recuerda a los mosqueteros franceses...¡¡¡en garde!!! 
Otro gran añadido es Alf, o Carlos, o Novita, que es aquel al que se le ha dedicado el dúo Doraemon y su mayor hit. Si Carlos está cerca tuyo, puede suceder lo impensable(¿alguién habló de embestidas a oboístas?).
 
El caso es que el Carrisuay es de todo menos serio, cuando se corta en los ensayos, se escucha la musiquilla de fondo de Doraemon o, en su defecto, el solo de life. Joan, como se las da de crack, nunca se trae los papeles. Y Suay se los olvida el día del concierto-tanta suaysada, tanta suaysada, xDDDD-. Luego, yo no tengo ni papeles, sólo un par de guiones sin transportar. Pero da igual, soy el amo.
 
Primera Cena del Carrisuay
El otro día nos fuimos de cena, aunque no vinieron ni Canuto, ni Blas, ni Joan, ni Enric, ni Bárbara. Nos fuimos al Traviata, que es como la pizzería de la universidad pero en caro y malo, y nos sacamos fotos. Hablamos de muchas cosas y sacamos al marujón que llevábamos dentro. Nadie sale vivo de allí, xDDD
Suay se empeñó en que Ruben y yo formamos una pareja(???) de solteros de oro(hoy me han llamado 7 chicas desesperadas por salir conmigo, sui sui...), mientras Ruben hablaba de los amoríos de Joan. Carla nos cntaba lo difícil que era la selectividad y la vida seguía girando. 
Al cabo de un rato, el restaurante se fue vaciando y escuchamos gritos de los camareros que decía: ¡¡no somos un 24 horas!!
En fin, no nos devolvieron el cambio, así que son unos mierdas.
Nos marchamos con la lluvia a nuestros pies y nos dividimos en 3 grupos. Ruben, Deborah y yo nos fuimos a pie hasta el puerto con la lluvia encima nuestro, hablando de temas diversos y comentando estilos románticos(que si pizzerías, que si cenas en gran sol, que si bla bla bla del amor y todo eso). Al final, llegamos al sitio quedado y nos dirigimos al puerto.
 
Yo pensaba que nos habíamos equivocado de lugar. ¡¡ESTABA DESIERTO!! Cualquiera diría que era jueves de santa faz, xDD
Tras intentar entrar en varios bares(esta vez porque estaban cerrados, xDDD), nos metimos en el directo. Cubatas a precio denavajazo en el cuello, poca gente y una muy interesante programación en la televisión hicieron de esa una velada divertida. Todavía recuerdo al saco de patatas con dientes de asesino de la MTV.
Mónica y yo empezamos a diseñar el baile del carrisuay, metiendo el paso de la fallera con el que ella acostumbra a bailar. 
Entonces vimos lo increíble. Un tipo, al cual no dejaron entrar, se puso en la puerta a bailar con moivimientos robóticos y de los años ochenta-es decir, psicodélicos-, como michael jackson en jardín de infancia, extasiando al personal. Ahora los porteros tenían más razón para no dejarle entrar.
Luego vino la novia de Urbano, aunque no se pusieron a construir casas.
Tras un rato y pocas copas(no tenemos tanto aguante a los navajazos) nos fuimos a otro bar, donde había unas luces psicodélicas muy curiosas que emparraban casi tanto como la mascota de la MTV. Ahi, Mónica y yo terminamos de diseñar el baile del Carrisuay, el cual acompañará al video de "PALINDROMÍA DORAEMENCA", el primer éxito seguro. Bailamos, o simulamos bailar, mientra el tiempo pasaba despacio. Durante un rato, las alegrías agostenses desaparecieron. Ruben y yo empezamos a desvariar sobre los métodos de dirección de varios directores y de como entrenaban la dirección en casa(algunos muy curiosos como el de "negra a 120") mientras suay observaba contento(o aburrido, quien sabe) la perspectiva general. Le sorprendía que la música que sonara fuera música más antigua que él con ritmo reggaetonizado. A mi también.
Volvieron las agostenses, continuamos los bailes del carrisuay, y finalmente se fueron todos los de agost(carla, suay y mónica). Luego, nos fuimos deborah, ruben y yo, camino de panoramis donde estaba el coche.
Mientras íbamos de camino a casa de Deborah, el móvil de ruben sonó varias veces. Eran tonitos de cierta admiradora secreta(por lo de los solteros de oro y todo eso). Como ruben es un chico muy atareado, yo tenía que hacer de asistente y devolver los tonos, pero siempre con profesionalidad y sin mirar datos personales.
Si me hubiesen pagado por tonos, ahora sería millonario...
Finalmente, llegamos a nuestros destinos, cansados y con ganas de sufrir o disfrutar la próxima aventura del carrisuay.

Mientras tanto, Joan soñaba con chicho terremoto, Canuto con cantar en las ventas y Blas soñaba con que viniera doraemon del futuro y le prestara algún invento de la butxaca magica. 

Mención especial a la que viene, que fue un éxito de taquilla en su día, junto a la obra de "El Código Carrillos".

Concierto en VillaNíspero
Me encontraba bebiendo la última copa de vin, saboreando la pizza callosina mientras Suay y Carrillos hablaban sobre el carrisuay y todo eso. Joan y Rubén tenían una acalorada discusión sobre como analizar obras de Mahler o Brahms todo porque el jovencísimo Blas(de sólo 16 años, a pesar de aparentar 30) y yo habíamos dicho que analizar las funciones tonales de una obra normal no era tarea de sabios-y que cuando estabas en superior, se suponía que ya sabías hacerlo-. Casi salimos enterrados de ahi. Pero... ¿cómo había llegado la situación hasta ese punto?
 
Durante la ajetreada semana del concierto del principal, capitaneado por Paco Amaya, Suay había repartido tristezas y alegrías por igual, a la vez que las partituras de la Suite Helénica, la cual debíamos interpretar en Callosa d'en Sarrià, el pueblo natal del crack mediático del ensemble. Pero claro, no era una semana ligera, precisamente.
Léanse "concierto del principal" y "examen final de cálculo infinitesimal" como obstáculos entre la suite y yo.
No obstante, finalmente conseguí encontrar tiempo para estudiarla.
Tras el excelente concierto del principal, Suay y Carrillos nos dieron las instrucciones para el domingo. Pero pasarían muchas cosas antes de llegar a Callosa... MUCHAS.
Al día siguiente, nos fuimos de cena un pequeño grupillo del conservatorio-demasiado pequeño, creo yo- y el señor Orlando Regidor, un profesor de análisis. Comimos en pizza jardín, Fátima no se pudo sentar con Irene, las jovencitas de enfrente hablaban de la selectividad mientras me decía que desperdicie mi vida por meterme a informática(qué crueles las mujeres) y el camarero, muy recatado él, decía que su instrumento favorito era el saxo.
No faltarían las fotos, ni los pastelitos del final, ni el viaje hacia el barrio. Sin embargo, el calor inaguantable impediría que la noiche se alargara más de las 3. Y nos fuimos.
Al día siguiente, se suponía que tenía que ir con la banda de san juan a la entrada de bandas de hogueras. 
Total que me dejaron en tierra. Y no sólo a mi, muchos otros se quedaron en tierra.
Luego, más tarde, habiendo terminado la entrada me llamaron para decirme que no me enfadara con ellos(ja ja ja) y todo eso. Supongo que Nacho, otro de los que se quedó en tierra, les contaría algo acerca de mi enfado superlativo para con ellos.
Total, que me quedé despierto hasta las 4 hablando por messenger con una amiga que había tenido una odisea intentando matar a una pobre cucaracha que había entrado en su habitación. Decía que había echado tanto Flu Flu que casi muere ella también. Sin embargo, Ángela se impuso a la cucaracha. Mientras, Óscar estaría emborrachándose de Loros rusos en Alicante, y Rubén disfrutando, también en Alicante, de un bonito coloquio en la explanada. ¡Qué situaciones más dispares!
Cuando desperté, arreglé las cosas para prepararme para el viaje Callosín.
Lástima que se me olvidó meterme la brújula...
 
A las cuatro menos cuarto llegó Rubén a mi casa, y nos fuimos directos a Callosa con las fantásticas indicaciones de Suay: "a la banda".
Total, que en 30 minutos llegamos a Callosa. Parecía todo resuelto pero, qué diferente sería la realidad.
Entramos en la rotonda "totes les direccions" y nos dirigimos hacia arriba hasta que llegamos a una cruz que indicaba que si seguías adelante te caerías por un precipicio y te tendrían que llevar al cementerio, pasando antes por el tanatorio, claro está. En vez de por el precipicio, bajamos por la calle del Fitness Callosa y volvimos a llegar a la rotonda "totes les direccions". Cogimos ahora un camino que nos llevaría a dar vueltas entre nísperos y salir de Callosa. Poco antes de llegar a un sitio donde poder dar la vuelta, vimos a una pareja disfrutando de su propio paisaje. Ayyyssss
Total, que volvimos a "totes les direccions" y decidimos tirar para el Polideportivo, pensando que por ahí estaría la banda. Y avanzamos por la carretera. Avanzamos... Avanzamos...
Sólo veíamos nísperos a nuestro alrededor, nísperos y más nísperos. Buscábamos una indicación, algo que nos dijera por donde ir. Finalmente, llegamos a Altea la vella, y deducimos que por ahí no estaba la banda de Callosa.
Dimos media vuelta, Rubén le metió el turbo al coche y, guiados por el fari que tiene colgado bajo el espejo, decidimos volver a abordar callosa.
Llegamos de nuevo a "totes les direccions" y cogimos una más. Tiramos y tiramos hasta que vimos que la carretera se salía de Callosa. Decidimos dar media vuelta en un supermercado y aprovechar para llamar a Suay. 
Lo cogió Mónica, la cual nos dijo que la banda estaba arriaba a la izquiera de la rotonda de "totes les direccions" pero...¡¡sorpresa!! vimos a suay cabalgando en su coche directo hacia la banda. Optamos por seguirlo.
Sin embargo, él también se equivocó de camino, y cuando dábamos la vuelta cerca del lugar por donde habíamos salido de Callosa por primera vez, unas chicas en moto se rieron descaradamente de nosotros(de Suay).
Total, que retrocedimos sobre nuestros pasos y vimos a Joan, tan galán como siempre-bañador y camiseta amarilla-, esperando para indicarnos el camino correcto. Suay aparcó en mitad de la calle y Carrillos y Rubén aparcaron encima de la acera.
Montamos los saxos y fuimos a tomar un café. Casualidades de la vida, fuimos a la sede comunista de callosa a tomarnos el refrigerio y allí Carrillos tuvo un emotivísimo encuentro con algún familiar perdido. 
Suay pagó la cuenta y volvimos al ensayo.
Decir que Canuto y Mónica se pasaron bostezando todo el ensayo y, al final, me lo pegaron y todo.
El ensayo fue bastante caótico, y no daba muchas esperanzas acerca del concierto. 
Total, deprimidos, salimos a la calle. Entonces Rubén tuvo que cambiar el coche de sitio.
Nos pusimos a hablar mientras las abuelas del pueblo llegaban al lugar, mientras Rubén cambiaba el coche de sitio, junto a Carrillos. Vimos llegar a la familia de Canuto, novia inclusive. Blas se tomaba unos "raritos", la patata de moda da Callosa, y Rubén volvió a cambiar el coche de sitio. Luego contemplamos como un coche rojo que salía de su casa golpeó el coche de Rubén. Se escuchó un ruido hueco..."Ha sido el contenedor" dijo Rubén, intentando eludir la realidad.
Bajamos a coger los saxos, nos aplaudieron, pero era una falsa alarma-la especialidad del carrisuay es la puesta en escena-. Subimos a afinar y Rubén comenzó(xDDDD) a preocuparse por el coche.
Total que cambió el coche y lo volvió a dejar donde el principio.
Y comenzó el concierto.
Comenzamos por la parte de Carrillos, y la cosa salió bastante mejor que en el ensayo. Sin embargo, tuvimos que pasar una prueba muy dura para poder superar con éxito esa primera parte. Fue difícil, pero lo conseguimos.
En el descanso, Rubén salió a vigilar el coche mientras los demás comentábamos la prueba que habíamos superado. 
La segunda parte, capitaneada por Suay, era la que más dudas despertaba en nosotros.
Comenzamos con Empatía, la cual interpretamos bastante bien, para no haberla tocado en meses y no haberla ensayado antes.
Le siguió Fantasía, obra que me gusta mucho. En ésta, Canuto se vio en apuros pero, finalmente, consiguió superarlos.
Luego vino la prueba final, la Suite Helénique. Total, que salió mucho mejor de lo que esperaba y nos demostró la capacidad de Joan para salir del paso cuando se confunde. Luego, Suay nos recompensó con un discurso y nuestra empresa en Callosa finalizó... o eso creíamos.
Nos despedimos de Canuto y nos fuimos a cenar a la pizzería de Callosa, a gastos pagados.

Cena en VillaNíspero
Nos preguntaron por la bebida. Todos decían cocacola, agua, cerveza... Pero yo dije vino, tinto concretamente.
Suay empezó promocionando el Carrisuay, tanto que la guitarrista, al final de la cena, me pidió la dirección del espacio. Aunque parezca curioso, NO ME LA SÉ. Pero bueno, sigamos con la cena.
Primero aparecieron las bebidas, y me puse en la copa gigante un poco de vino(un octavo de botella). Luego llegó la tortilla de algo verde, que sabía casi a espinacas. Luego vino el pastel de champiñones cn jamón york y queso, que debe ser autóctono de Callosa. Luego vino la coliflor empanada, otra delicatessen culinaria de Callosa. Ya pensaba yo que iba a ser todo a base de tapas, pues la Ensaladilla Rusa(que no el Loro Ruso) no tardaría en unirse al grupo, junto con pan, tomate, allioli y demás maravillas de la cocina levantina.
Luego llegaron los pinchos morunos, de gran calidad. Debora nos hizo unas cuantas fotos al extremo sur(Joan, Blas, Ruben y yo, los más peligrosos según Suay) y hablamos sobre los romances de Joan con las trompistas del conservatorio. Urbano lo defendió, como gran amigo que es-en todos los aspectos-.
Continuó la cena con unas pizzas de gran calidad, mientras, surgió el tema de los profesores del Musiquene(San Sebastián, donde estudiará Joan) y el Oscar Esplà(Alicante, donde estudiará Rubén) y a Blas y a mi se nos ocurrió decir que hallar las funciones tonales en una obra habitualmente no es muy dificil. El caso es que casi no salimos vivos de ahi.
Después de la discusión Intelectual sobre compositores y composiciones de Joan y Rubén, Llego la segunda pizza, mejor que la primera si cabe. Pero ya estábamos llenos(no había comido tanto desde Girona, en la casa de Ester).
Finalmente, nos tomamos un poleo Joan y yo, pasamos de chupitos, y nos marchamos del lugar pesando quince quilos más que originalmente.
Nos dirigimos a donde los coches.
Nota curiosa que la gente no paraba de decirme: "mete esto en el carrisuay""mete lo otro en el carrisuay""bla bla bla carrisuay". Parece ser que esto se ha convertido en la distracción favorita de saxofonistas de todo el mundo. Tendré que empezar a plantearme vender las historias del carrisuay al gran público, jajajaja
Bueno, desvariando menos, lo que sucedió luego fue que nos fuimos a Alicante. Al menos Rubén y yo, pues Carrillos estaba más perdido intentando salir que nosotros cuando intentábamos llegar a la banda. Pero claro, nosotros contábamos con la ventaja de conocernos el pueblo casi de memoria, así que conseguimos salir del laberinto callosín relativamente pronto. 
Rubén me encargó ser su escriba mientras nos dirigíamos a San Juan.
Pasamos por burguers Kings, gasolineras, y carreteras extrañas. Escuchábamos el canto del loco, pero como murmullo para no aburrirnos demasiado. Aunque, no nos íbamos a aburrir, pues la carretera estaba plagada de aventuras extrañas y polillas suicidas.
De repente, retención de 3 coches. Uno nos adelanta y el primero de la retención casi le estampa con una embestida lateral. Notamos que lleva un intermitente puesto y va dando tumbos. Media hora más tarde, lo nota el propio conductor del coche.
Finalmente, decide poner "los cuatro" y detenerse en el arcén. Le habría sentado mal algo de la cena.
Más rápido de lo que pensábamos, llegamos a San Juan, Rubén me dejó en casa y yo me preparaba para una aventura de "estudios" en la universidad al día siguiente.
Pero eso ya es otra historia...

Y aquí termina nuestro pequeño Revival Navideño ;-)