martes, 14 de abril de 2009

Carrisuanécdotas

La Semana santa y sus secuelas invaden el carrisuay y sí, hay un lío con lo de los cuartetos impresionante. ¿Seremos capaces de coordinarnos y poder inscribirnos correctamente al certamen/concurso/loquesea? Lo sabremos después de vacaciones.
Mientras tanto, recordemos algunas de las anécdotas que han marcado el devenir de nuestro ensemble favorito.
Ahora tenemos equipación propia, es decir, carpetas de un color particular. Sin embargo, la elección del color (que fue a cargo de Carrillos) no fue nada fácil.
Mis espías me han dicho que fue a la papelería y le dijo al papelero:
- Disculpe, ¿Me podría poner 15 carpetas color amarillo saxo?
A lo que el papelero le contestó:
- Lo siento, no me quedan carpetas color amarillo saxo.
El pobre Carrillos, desesperado, le tuvo que decir:
- Pues póngame 15 carpetas color verde Pablo.
Y así fue como conseguimos nuestras carpetas color verde Pablo.

---------------

Para luchar contra la crisis, el ensemble tiene que ahorrar. Ahorrar dinero, ahorrar ensayos, ahorrar bises. 
Para ahorrar dinero, Suay decidió irse a tocar el cajón flamenco a mitad de la explanada mientras Heladio tocaba la guitarra. Sin embargo, no se ponían de acuerdo y al final tuvieron que volverse cada uno a su casa a estudiarse mejor las partituras. Ni Carrillos ni Adri pudieron ir ese día porque estaban enfermos pero, tranquilos, no era selectivitis.
Para ahorrar ensayos, el ensemble emplea triquiñuelas tan viles como irse de cursillo, tocar en procesiones todos, tocar en fiestas de Alcoy y darle recuerdos a Maese Paco el organista, irse de cuartetos... Todo vale.
Para ahorrar bises, cuando terminamos la última pieza, nos callamos discretamente para que el público se ahorre a su vez pedir otra. Ya sabéis, con esto de la crisis, hay que ahorrar.


---------------

¿De dónde nace "Puntos de vista"?
Originalmente, puntos de vista era un proyecto que compuse con 16 años con la esperanza de ser arreglado posteriormente para banda. En él practiqué las escalas cromáticas por terceras (más bien, descubrí) que se pueden escuchar en la cadencia que compuse para el Divertimento de Alain Crepin. Y no sólo eso, había muchos cambios y melodías muy variadas. Sin embargo, el tema principal seguía perenne en mi cabeza, sin abandonarla.
Un día, incitado por Rubén, me puse a componer una obra para ensemble. Y decidí volver a emplear ese tema principal que tanto venía a mi cabeza. 
Siguiendo algunos consejos que me dieron, decidí hacer una obra monotemática, es decir, que todo se construyera a partir de un tema. Como hay cuatro visiones de éste (el original, el "disonante", el allegro y el final, sin contar la intro) lo llamé "Puntos de vista". La intro es una elaboración temática a partir tanto del tema original como de su acompañamiento. De hecho, la obra está plagada de reminiscencias y elaboraciones temáticas muy sencillitas a partir de ese tema original. Y es muy fácil de tocar.
El motivo de silencio de blanca - blanca en los sopranos a modo de ostinato se me ocurrió sobre la marcha, mientras hacía el "disonante" y al final se quedó como una señal de identidad. Tanto es así que termina con él y es importante darle a la blanca todo el valor, pues si no se pierde todo el carácter.
Me hizo mucha ilusión cuando se tocó en el Mubag por primera vez. Junto a "Cosas perdidas", es la única obra que he conseguido estrenar. Ahora estoy preparando una nueva obra para ensemble de saxofones que incluye además algo de percusión... a ver si hay suerte :-P

---------------

El clarinete fantasma un día se encontraba solo. Bajó a la cantina disfrazado de profesor y se puso a tomar un café con Carrillos, con Suay y con Sempere. Se lo estaba pasando muy bien comentando todos los cotilleos del conservatorio y se sentía más vivo que nunca(si es que un clarinete fantasma puede sentirse así). Tanto fue así que ahora baja a la cantina cada vez más frecuentemente. Sin embargo, nunca falla a su cita con Paco Amaya y, cada vez que hay que tocar "Los Esclavos Felices" de Arriaga (entre otras) él está ahí, dándolo todo en su papel.
Sin embargo, recuerda los momentos felices tomando café con Carrillos, Suay y Semepere y no puede evitar dejar caer una lágrima de entre sus pálidas mejillas.

Y con esto terminamos por hoy. ¡¡Hasta luego Carrisuayxos!! 

sábado, 11 de abril de 2009

Acampasax... Mañanitas de Abril

Pues sí, aquí tenemos el último capítulo de esta gran aventura que ha sido el Acampasax.
Después de la fiesta de la noche, a las 9 de la mañana, tocó la hora de levantarse. Yo, en realidad, ya estaba despierto desde hace mucho tiempo.
Bajé las escaleras para ducharme y vi que Toni ya estaba despierto y que Canini había escapado a su casa a ducharse y cambiarse. Guiado por Toni, me dispuse a encender el calentador para que saliera agua caliente.
Lo cierto es que no fue tarea fácil y estuve como media hora dándole a todos los botones, intentando encenderlo con cerillas, con mecheros, con la mente... Pero al final, mi Maestro del arte de encender calentadores de agua, Toni, me dio la solución en forma de pregunta, como si de un maestro oriental se tratara: ¿Has encendido el Gas?
Una vez encendido el gas todo fue sobre ruedas.
Cuando acabé de ducharme fui a despertar a Eduruix y Rubén que eran los únicos que quedaban dormidos. Rubén se despertó enseguida pero con Edu no hubo manera. Acompañado por Bárbara intentamos la técnica de la cacerola mágica, pero ni eso. Total, que al cabo de media hora lo dimos por imposible.
Canini volvió a la casa y, para poder desayunar, decidimos Bárbara, Claudia y yo bajar con él. De camino se encontraba a los ancianos locales que le gritaban el distintivo de Agost: chiiiiiiii.
Total, que conseguimos llegar tras dar bastantes vueltas a Juan el Rumbo, donde Suay, Mónica, Mireia y María José nos esperaban.
Poco a poco fue llegando el resto y les contamos la misteriosa historia de Eduruix "el bella durmiente". Adri nos contó que había conseguido despertarle diciendo las palabras mágicas: "Edu, Ensayo, YA" pero aún así tardó.
Total, que fuimos a ensayar y sí, al principio no sonaba nada. Es que tocar de buena mañana es bastante duro, incluso para nosotros.
Ensayamos la parte Suay, hicimos un descanso en el cual, con Carrillos al mando, Canini y Pablo estudiaron el divertimento y se prepararon la Cadencia que había compuesto para que la tocaran Pablo y Mireia. En seguida entramos todos, alcanzamos el consenso en el 8/8 que siempre nos daba problemas, y Carrillos nos dio la señal para volver.
Ensayamos y, como Toni no paraba de quejarse, en algún momento del ensayo Carrillos le llamó "Pitufo Gruñón". Canini, lleno de inspiración, decidió que si Toni era el "Pitufo Gruñón", Edu Sellés debía ser el "Pitufo Fitness" (Que es la versión del pitufo fortachón del siglo XXI e internacional total).
Fuimos a comer una paella muy buena mientras Claudia nos enseñaba imágenes que había tomado en el conservatorio en las que, claramente, se ve un espíritu asomado en la ventana. Sí, es el clarinete fantasma mirando al horizonte con nostalgia. 
Mientras, Suay mostraba su lado paternal más tierno con su pequeña y Rubén comentaba: "Qué raro ver a Suay así, con las broncas que nos echaba...".
Después de comer fuimos a echarnos a "La Fábrica". Pablo, Adri, Toni, Canini, Mónica y algún invitado/a especial cuyo nombre no consigo recordar empezaron una apasionada partida de póker Texas Holden. Esta vez sí, Pablo consiguió erigirse como el campeón absoluto de las cartas.
Se hizo la hora de ensayar y volvimos a intentar despertar a Eduruix y volvió a ser imposible. ¿Cómo puede tener alguien un sueño tan inexpugnable? 
Fuimos a ensayar lo que quedaba y a hacer los preparativos del gran concierto. Y sí, el resto lo conocéis muy bien. El concierto fue un éxito, la gente nos aclamaba, la hija de Suay nos gritaba "bieeeen" y nosotros estábamos reventados.
Finalmente, recordando los viejos tiempos, fui devuelto a mi casa en el coche de Rubén, que ha cambiado al pobre Fary por ¿una bruja?
La Carretera de Agost a Sant Joan se hizo ligera y no, no fuimos a la Vila como antaño, ni acabamos en Villa Níspero.
Nada más llegar a casa empecé a redactar la historia de lo que hoy ya se conoce como el "Acampasax".
¿El balance? Completamente positivo. Creo que fue una experiencia muy buena para todos y que, además, lo hicimos bien así que esperamos con ansia más iniciativas originales por parte de nuestros profesores.
Y, nada, ahora vienen las vacaciones de Semana Santa que hay que aprovechar para estudiar saxo y ver películas y sentirse santo si uno es creyente, o de vacaciones en cualquier otro caso.
¡Hasta luego Carrisuayxos!

viernes, 10 de abril de 2009

Acampasax... Living La Noche Loca

Antes de nada, comentar los resultados de la encuesta:

Como bien sabréis, hace unos días se hizo una porra/apuesta para ver cuál sería la primera palabra que diría la pequeña de Suay. La mayoría ha sido aplastante y la gente cree que lo primero que dirá será "Contemporáneo" (con 7 votos). Lejos quedan "Carrisuay" y "mama" (con 1 voto).
Sea lo que sea lo que diga, yo creo que ya gritó "bieeeen" durante el concierto, así que lo mismo hemos perdido todos. 

Prosigamos, pues, con el Acampasax.
Cuando llegamos a "La Fábrica" nos unimos a la fiesta que ya estaba montada en la "habitación" de Canini. Lo primero que hice fue buscar sillas para todos los que faltaban y decirle a Rubén dónde dormiría.
Fue una bonita noche de fiesta en plan "de trancas" (y barrancas, es decir, relax) bebiendo de manera moderada y siempre manteniendo el control. Control que no hubo, por otra parte, a la hora de confesar íntimos secretos de nuestra vida mediante el popular juego "Yo nunca he..." simplificado a "Que beba el que haya hecho..." para que las mentes más simples, como la mía, no se confundan y beban justo cuando no tienen que beber.
Descubrimos usos ocultos de la rebautizada "Sala Multiusos Guitarrista José Tomás" (Es decir, los baños del segundo piso) entre los que ya se hallaban hacer tus necesidades, estudiar, hacer reuniones sociales, etc. Lo curioso de esos baños es que son mixtos y muy espaciosos, parecen haber estado pensados expresamente para convertirse en la sala Multiusos.
Descubrimos que el pitufo gruñón había hecho de todo y, en plan venganza, decidimos poner en práctica el plan de choque. Surgieron preguntas tan cabronas como "Que beba el que pueda andar con facilidad". El pobre Toni miraba con nostalgia su vaso.
La noche transcurrió, Edu Sellés hizo las veces de portero de discoteca (Ya que es el más fuerte del ensemble, de ahí su mote Pitufo-Fitness que explicaremos más adelante) mientras le cantábamos a coro Empatía, con la letra escrita mediante su nombre.
Hicieron aparición entonces Laura Castelló (saxofonista) y Elena Ivorra (oboísta) que se sumaron a la fiesta. Cantamos Empatía también con el nombre de Elena, pero el Ivorra no quedaba muy bien (demasiado basto, porque sonaba ivorrá, que no es precisamente la finura en persona). El pobre Rubén se sentía desconsolado porque no tenía obra que juntar con su nombre. Entonces descubrimos que la suya era "Palindromía Flamenca". Pablo, por su lado, se mostró abstemio y bohemio y aprendió a jugar al Póker Texas Holden.
Claudia consiguió que su sudadera blanca se volviera arcoiris y Eduruix se fue a dormir temprano.
El siguiente en caer fue Rubén que, de camino, decidió que subir las escaleras era demasiado y se quedó en la cama que le había tocado a Toni por sorteo. Pero Canini y yo le sacamos de su error, aunque nos costó despertarlo.
Canini le empujó escaleras arriba y él se derrumbó encima de la cama plegable, en el mismo cuarto que Eduruix dormía inexpugnable. ¿por qué inexpugnable?
Entre los poderes paranormales de Eduruix se encuentra el del sueño inamovible. Subimos Bárbara, Mireia, María José y yo a despertarle mientras en el móvil de Mari Jou (como la llaman algunos) sonaba psicósis. No reaccionaba así que decidí lanzarle bombas Mireia y Bombas bárbara para ver si despertaba. No había manera así que le lancé mi arma secreta: La bomba Marijou.
Sonámbulo, exclamó las siguientes palabras: "Me duele la cabeza". Y nos fuimos.
Más tarde, también con la música de psicosis, Adri (disfrazado de Fantasma) decidió darle un susto. Pero no hubo manera.
Poco a poco la casa se fue vaciando. Se fue Claudia, se fue María José, se fue Eduruix a dormir, se fueron Elena y Laura... Mientras, Adri nos descubría su increíble habilidad para el disfraz. Entró al baño y cuando salió, empuñando el secador y una pastilla de jabón nos dijo:
"Soy Bond..... Ja Bond".

Sí, nosotros nos quedamos igual.
Pablo mientras iba haciendo sus pinitos al Texas Holden, aunque no consiguió derrotar a Toni. Se quedaron jugando al Póker hasta más tarde, pero decidí ir a dormir.
Es curioso porque soy un poco insomne a veces y, ese día, no conseguí dormir. Así pude ser testigo de la cantidad de campanas que sonaban, que pensaba que me había vuelto loco. Sin embargo, luego me explicaron que se trataba de Domingo de Ramos y que era común.
En fin, para la próxima entrega, ¡el desenlace!

Pero antes, para que os quedéis con la copla, apuntad lo siguiente:

- Adri el maestro del disfraz se disfrazó de fantasma y de Ja Bond.
- Rubén llevaba unas chanclas con forma de perro y un pijama de dibujos animados. Claudia miraba con nostalgia sus chanclas porque ella querría haberse traído las suyas, que son de fantasmas que abren la boca y dicen: ¡bu!
- Pablo aprendió a jugar al Texas Holden, pero no bebió horchata. 
- Enric, en Xixona, se acostó igual de tarde que nosotros porque tenía que recoger a su hija adolescente de la edad de Pablo. Cuando se enteró de este último dato, pensó que, como todos sabemos a raíz del acampasax, Pablo sería un buen partido para su hija, xD
- Mónica es un hacha jugando a los dardos. No la retes a no ser que hayas entrenado durante meses.
- Mireia también domina el arte de los dardos, pero no sabe transmitir sus conocimientos como maestra dardística.
- Bárbara y Mari Jou no participaron en el confesionario, pero de vez en cuando se unían "por placer". Eso sí, estuvieron atentas a todas las confesiones.
- La cama donde dormiría Canini quedó hecha un asco porque se celebró la fiesta en su cuarto(y su cama hacía las veces de sofá).
- La habitación de Edu Sellés y Adri olía misteriosamente mal.
- Alguién vomitó en el baño de la habitación contigua a la de Edu Sellés y Adri. Le debió sentar mal algo de la cena. ¿Pondría Pablo algo en la comida? Quizá le sentara mal la moderada bebida de la mini fiesta de "La Fábrica".
- Junto a Laura y Elena había una tercera persona, pero no llegó a entrar... ¿Se la comerían los lobos agosteros?
- ¿Conseguiría Claudia limpiar su sudadera?
- Eduruix no consiguió ser despertado ni con cacerolazos. ¿Entrenaría para lograr esa habilidad?

En definitiva, que fue todo muy divertido. ¡Hasta la próxima Carrisuayxos!

jueves, 9 de abril de 2009

Acampasax... Cómo empezó todo

Antes de continuar con la historia, gracias a todos los que leen el Blog, que cada vez tiene más seguidores. Hay un tercer y una cuarta seguidora. El tercer seguidor es Eduruix, o "La bella durmiente" como se le conocerá tras leer las crónicas del Acampasax enteras y la cuarta es María José Soler, la pianista acompañante que estará atenta de todas las quejas y excusas que podamos poner cuando no nos salga un pasaje. También comentar que esta semana ha tenido lugar el curso de saxo y, aunque a mí me fue para cavar un agujero muy profundo y enterrar el saxo junto con la partitura del concierto en Mib para saxo alto y orquesta de Glazunov, espero que al resto os haya sido muy provechoso y que lo hayáis disfrutado. Sin más dilación, ¡comencemos a recordar el Acampasax!

Todo comenzó la mañana del día anterior, mientras llegábamos a Agost. El último en llegar fue Eduruix, conocido ya como "La bella durmiente". Fue un ensayo duro, una muestra de lo que iba a ser todo el fin de semana. Tocar sin apenas parar.
Pero las cosas iban saliendo.
Pasaron las cuatro horas del ensayo, llegó en esos momentos el mencionado Eduruix junto a Carrillos y nos fuimos a "Ca Juan" a comer (El bar "Juan el Rumbo", de los tíos de Pablo).
Suay y Canini ya nos advirtieron: No creáis nada de lo que os pueda decir el camarero.
Hizo aparición entonces la mujer de Suay con su mini hija. Es curioso que, durante el concierto, la pequeña Suay gritara una especie de "Bieeen" de aprobación cada vez que terminaba una obra.
Pero como las encuestas revelan, hay mucho en juego para que la primera palabra que diga la pequeña sea "Contemporáneo". 
Después de comer nos dimos un paseo por Agost hasta llegar a "La fábrica", lugar en el que residiríamos.
El sitio la verdad es que nos sorprendió positivamente. Hicimos un sorteo para ver a quién le tocaba elegir habitación primero y a pesar de tocarme la peor carta, pude escoger la habitación que quería. Y fue una buena elección.
Tras el breve descanso volvimos manos a la obra y empezamos a ensayar con el amigo Carrillos. Bossax Novax ya no tiene secretos para nosotros y pudimos ensayar casi todas las obras.
Finalmente, fuimos a cenar mientras Adri y Suay estaban desaparecidos. ¿A dónde habrían ido?
Pues resulta que Rubén Jordán, que hizo las veces de manager del ensemble en el concierto de Agost, se aproximaba al pueblo cuando se dio cuenta de que no podía subir la ventanilla, así que llamó a Suay para pedirle ayuda. "Déjalo en mis manos" dijo Adri y, haciéndole la competencia a Canini, consiguió arreglar la ventanilla de Rubén. A Rubén, por cierto, le había tocado la peor cama en el sorteo (como es lógico).
Después de cenar fuimos a un lugar con una música cargada de matices llamado "el sequet", donde nos bebimos una coctelera con sabor a jarabe y jugamos dos partidas a los dardos en las cuales, en la primera Mireia y Mónica dejaron clara la supremacía femenina derrotándonos (por los pelos, eso sí) a Adri y a mí y en la segunda Mónica, con un amigo suyo del pueblo, volvió a alzarse con la corona de los dardos.
Y nada, decidimos volver y, mientras Pablo (quién había destacado en las cenas por ser muy servicial y ordenado, por lo que Suay dijo que era un buen partido...), Rubén y yo comentábamos la gran elaboración de la música del pub.
Edu Sellés todavía recordaba cómo Suay había dejado caer, por esa misma cuesta por la que subíamos hacia "La Fábrica", a su pobre mini hija. "¡¡Cuidado!!" gritó Edu.
Es que Suay las educa al modo espartano: Sólo las más contemporáneas pueden ser sus hijas.
Llegamos Pablo, Adri, Edu Sellés, Rubén, Mónica y Mireia al lugar donde pasaríamos el resto de la noche, escuchando las risas de nuestros compañeros en la lejanía.
¿Qué le habría sucedido a la casa en nuestra ausencia?
Si queréis saberlo, no os perdáis el próximo episodio de "Carrisuay : ¡Acampasax!"

domingo, 5 de abril de 2009

Acampasax... Desenlace

Se cierra el telón. Los aplausos cálido (que no acalorados) invaden la casa de cultura de Agost. Los músicos del ensemble, con unas cuantas horas de sueño menos de lo normal, se retiran triunfantes a sus pueblos. El Acampasax ha sido un éxito.
Poco a poco íbamos llegando al lugar donde habíamos estado ensayando todo el fin de semana, vestidos de negro y con ganas de dormir, habiendo tocado más que en mucho tiempo. Mientras se discutía la posición para el vídeo, los integrantes del ensemble temblábamos de emoción con las nuevas innovaciones flamencas que nuestra actuación iba a tener. Rubén, ex-miembro del carrisuay, nos ayudaba como mánager para que nada faltara. Que si sonábamos fuertes, flojos, descompensados, compensados... todo buscando la máxima perfección.

Por primera vez en la tarde, se cierra el telón. Los músicos nos disponemos cada uno en su sitio y la actuación comienza. Tras abrirse el antes cerrado telón, Suay comienza presentando las obras de la primera parte: Obertura de Beltrán, Empatía de Grisó, Puntos de vista mía y Pequeña Czarda de Iturralde. Se comenta el tema de la gira Carrisuay, a lo que Laura Antón-Suay Pujol responde con un grito de aprobación. Todavía esperamos a que diga contemporáneo, como las encuestas bien reflejan.
Finalmente, la obertura comienza, quizá un poco tímida, pero desarrollándose poco a poco hasta alcanzar un nivel de CD, como dice Suay. Continuamos con el resto del programa sin problemas hasta que, tras cerrarse el tan mencionado telón, nos preparamos para la segunda parte, en la que se tocará el divertimento de Crepin (interpretado por Pablo el de Rosendo y Caninix), Bossax Novax, la palindromía flamenca (con Leandro, un percusionista local, además de los ya conocidos Heladio (Gil, Carrillos, Gil) a la guitarra y nuestra queridísima Mónica al soprano solista) y el Devil Rag. 
Carrillos, debido a la emoción que le suponía tocar en el pueblo de su familia, se pone tan nervioso que tiene problemas para presentar su parte. Tuvo que preguntarle al maestro del disfraz por el apellido de Heladio hasta que, no sin dificultad, consiguió decirlo.
Pero los problemas que tuvo (por los nervios y la emoción) se ven compensados con una sólida interpretación, defendida por Rubén como la confirmación de que el Carrisuay es mucho Carrisuay.
Algunos os preguntaréis por la innovación flamenca. No, Mónica no se puso un traje de floclórica, ni Mireia se puso a bailar con castañuelas. No.
Se cierra el telón, se prepara todo el mundo, se vuelve a abrir. Todo a oscuras. No se ve nada, es silencio lo único palpable en el ambiente. De repente, una luz roja deja ver al ensemble, más flamenco que nunca, y Carrillos nos da la entrada. 
Estuvo todo a punto de fallar porque el telón no quería abrirse, pero al final todo salió bien.
Todavía con las luces rojas, el Devil Rag se consumó como la guinda del pastel.
Sí, el acampasax fue todo un éxito.

Nos ha dejado motes tan importantes como Edu Ruiz el "Bella Durmiente", Toni el "pitufo gruñón", Edu Sellés el "Pitufo Fitness" (además, ha demostrado que su nombre, Eduardo Sellés Giner, es tan musical que encaja con prácticamente cualquier melodía que le pongas y, Empatía, ya tiene Letra propia (eduardo sellés, eduardo sellés, eduardo, eduardo, e , eduardo sellés...). No acaba aquí la cosa, ya que las habilidades tanto con las herramientas como disfrazándose y contando chistes de Adrián le han llevado a ostentar el título de "EL MAESTRO DEL DISFRAZ". 
Claro, uno no se da cuenta del acontecimiento tan grande que sucedió este finde en Agost-City. ¿Queréis saber más?
¡No dejéis de leer el Carrisuay!