jueves, 9 de julio de 2009

El verano Carrisuay, Carrisuay, Carrisuay

Sí, el verano hace mella en las pieles de los carrisuayxos. Unos volverán en octubre, otros se habrán ido y soñarán con volver, pero el Carrisuay no descansa ni en verano y vuelve a la carga sólo para ofreceros música de saxofones.
Os recomiendo que conozcáis a un hombre llamado Lawrence Gwozd, amiguete del famoso Sigurd Rascher, conocido por tener su propia Sax-chamber-orchestra, conocido en nuestras tierras como "Ensemble de saxofones". Y sí, también tocan a J.S. Bach y lo hacen genial. En Spotify tienen algo de música de ellos, pero en youtube por desgracia no...
Por otro lado, el famoso cuarteto "Sigurd Rascher" se atreve con todo e incluso ha grabado misas, demostrando que la leyenda de que el saxo no empasta con nada es totalmente falsa. Sí, como saxofonistas debemos reivindicar nuestra cabida en la música instrumental no sólo en las bandas las cuales, por cierto, son mal consideradas un segundo plato de la orquesta cuando no es así.

Y, bien, dejemos de cortar cabezas de gente con poco mundo y muchos estudios y diplomas y carreras para pasar a lo verdaderamente importante: La música.
Así que voy a presentaros a otro cuarteto de saxofones holandés que mi amigo trombonista Van Zummeren tuvo el placer de ver cuando los trombones se fueron a holanda a cursillear. Le sorprendió lo equilibradas que estaban las voces y, aunque la grabación no sea perfecta ni les haya salido perfecto, hay que reconocer que se trata de un cuarteto de saxofonistas de categoría superior y que suenan muy bien. Los integrantes no son ningunos peleles y nada, espero que disfrutéis del vídeo.
Así que, acabando los preámbulos comencemos con la visualización de la música que se ejecuta en nuestro querido instrumento, marginado por la ignorancia magna de la primera mitad del siglo XX que tildó a la voz de sax como el instrumento de los payasos, nada más lejos de la realidad.
¿Y cómo demostrarlo? Tocando y dejando a la gente perpleja de la calidad del saxofón, como bien hace el Carrisuay cuando se le da la oportunidad.

¡Hasta la vista Carrisuayxos!







Éste ya lo he puesto, pero no viene mal recordarlo ;-)