sábado, 28 de noviembre de 2009

La Dança del Carrillos Simpàtic

Por fin se nos tuvo en cuenta en el solo de la obra de Ramos pero ahora dice que necesita que no sea un solo y suenen todos los tenores, o sea, dos, porque si no se le descompensa la obra. Todo eso y mucho más en banda. Se ve que la vuelta a los tenores me ha afectado porque, como debéis saber todos, el instrumento más ignorado de la banda es el saxofón y, cuanto más grave, más se le ignora. Los pobres barítonos son considerados caricaturas de tuba (cuando sus capacidades son totalmente distintas) y los tenores ni eso. Normalmente a un tenor se le dice que toque piano, cuanto más piano mejor. Si no suena, mejor todavía. 

Son muchos años ya, luego cuando algo les falla dicen: uy, si no suena algo, ¿qué será? ¿flautas? ¿corno inglés? ¿coro? No, son los tenores, que tocan tan piano que no los oyes.

En fin, es una carrera dura la del saxo tenor en un mundo tan cruel. "No es país para saxos" rezaba la película de Bardem, pero decidieron cambiarle el nombre en el último momento.

Sin embargo, un atisbo de esperanza se vislumbra cada miércoles en ensemble. Esta vez nos estrenamos ensayando la obra de Ximo Cano, cuyo papel no habían podido conseguir por diversos motivos los altos. Pero ahí estábamos el resto dándolo todo. Incluso Carrillos estaba más implicado de lo normal. Y mira que de normal ya está muy implicado. Pero esta vez puso toda su energía en hacer que Ana comprendiera su pasaje de vital importancia y trascendencia. Se trataba de una parte en la que debía demostrarnos sus habilidades de percusión corporal haciendo "clip amb els dits" y "palmada al pit". Como al principio no le salía y era bastante llamativo, Carrillos le hizo un ejemplo. Su cara de concentración era máxima y por su cabeza pasaban los siguientes pensamientos:  "no te rías, tienes que parecer serio, no te rías, espero que hoy no haya partido, no te rías". Sí, finalmente, gracias a la dança del Carrillos simpàtic, Ana pudo hacer su ritmito que se complementaba con els xuclits de Claudia, que tenía que absorber del saxo para que sonara. Lo mismo, por culpa de absorber un saxo radioactivo, Claudia aparece el martes con super poderes como el de tocar super escalas por super segundas, super terceras e incluso super cuartas. Y esperemos que le dure para el fatídico examen del miércoles. Es la semana mágica del Carrisuay Inglés, y las escalas caerán como agua de mayo.

Finalmente, acabamos el ensayo a las 21:40 apurando al máximo. Y es que la obra de Ximo Cano es larguísima. La semana que viene no hay Carrisuay, pero sí examen de escalas y hay que entregar el trabajo de banda. Aparte, algunos tenemos examen de historia y otros más desafortunados de análisis. Ay, blanca navidad, que te me petas de examencillos.

¡Buenas tardes y hasta la vista Carrisuayxos!

jueves, 19 de noviembre de 2009

442,440, 438...

Los números prohibidos del ensemble... sobre todo si sirven para representar herzios. Y seguro que os preguntaréis por qué. Lo sabréis a continuación....

¡Así que a leer!


Hola Carrisuayxos, aquí estamos un día más para contar las hazañas de un ensemble mítico, mágico, hermoso y soberbio capaz de hacer perder los nervios hasta al mismísimo Suay. Todo gracias a Garrigós y su obra retornos que ha sido, para el ensemble, un retorno al infierno y las dificultades de antaño. Pero, tranquilo, que para el próximo ensayo me saldrá hasta a mí. También nos estrenamos, quizá algo torpemente, con el minimalismo. Minimalismo que la Castelluda Maria José y la Mafiosa Scagliarini se perdieron. La segunda estaría haciéndole alguna oferta a alguien. Sí, ofertas de esas que no se pueden rechazar.
Pero hay una herida en el corazón de la mitad del ensemble, esa mitad que no va a Big Band y que, día tras día, martes tras martes, se enfrenta a unos ensayos en los que parece que no son tenidos en cuentas. Primero fueron las entradas, de las cuales éramos privados. ¿Por qué los directores no nos dan entradas ni aún cuando tenemos solos? ¿Es porque somos saxos?
Sí, pero es que la discriminación alcanzó su punto álgido cuando, en el último ensayo, no fuimos afinados. En mi caso, debido a que no había saxo -aunque nada tenía que ver aquí ningún ente benigno o maligno de grado medio-, no toqué pero mis compañeros se sintieron olvidados. Somos como Teruel, ¡existimos!
José Alberto achopijohuévamente se compadece de nosotros desde la big band a la vez que, cuando hay ensayo con Suay, nos avisa sin palabras de que es la hora de tocar. Como avisa: "Cuando bajo yo, es que hay que subir".
Santi y Ana contaban ayer consternados el suceso de la no afinación al resto del ensemble. Claudia, que no vino ese día a banda, escuchaba asustada - tan asustada que llegó tarde a Análisis aun sabiendo que Pepa enfadada es capaz incluso de asustar más -. Para completar los sustos Edu Ruiz contó cómo se había rebatido su trabajo delante de todo el mundo y se le había acusado -aunque la intención no era la ofensa- de haber cogido sus datos de otros sitios.
Vamos, que fue un desastre el ensayo del martes.
¿Qué sucede? ¿Por qué estamos descontentos? Pablo, Javi y "el chaval del saxo" -así se refirieron a él sus compañeros-, los saxos de la BSCA que no están en el ensemble, como son nuevos -a pesar de que yo piense que se llaman Roberto- piensan que es algo normal pero los más veteranos sabemos que no y nos gustaría que esta situación cambiara. ¿Cuál debería ser nuestro Slogan? Algo así como "Porque los saxos también debemos afinar..." ó "Quizá no nos queráis dejar hueco en la orquesta, pero al menos dejadnos afinar en paz". Quién sabe, quién sabe.
Suay tampoco se cortó en su ensayo que, aparte de soltarnos una merecida bronca, nos deleitó con algunas joyitas. A mí me engañó y casi acabo golpeando con el boquillero de metal el saxo de Ana. En la partitura ponía "Golpear con las llaves" y, claro, yo saqué las llaves de mi casa para golpear a lo que suay me dijo: mejor saca el boquillero de metal, que harás más ruido. Por suerte, me pararon antes de que lo hiciera.
Y la pobre Ana recibió un bautismo carrisuaysal. Ahora es Enana. ¿Por qué? Porque había una pasaje que "ho tenien que tocar tots en Ana". Y, claro, tanto se tocó En Ana que acabó siendo Enana. Pobre Enana que ya nunca más será Ana.
Santi tenía curiosidad por saber qué era el Tenis Slap que practicaban los Slapeños Canini y María José y yo se lo dije. Pero como un Slap vale más que mil picados, estate atento al próximo partido/ensayo del ensemble para ver cómo se desarrolla un verdadero partido de Tenis Slap.
Así que nada, amigos míos, os recomiendo que afinéis regularmente para que no os olvidéis en qué consiste, ya que es probable que no volvamos a afinar nunca, nunca más.
Lo único que quieren los pobres saxos es que los quieran, que les dejen tocar en armonía y afinación con el resto. ¿Por qué no se nos concede este pequeño deseo que tan beneficioso para todos es? Porque nadie se olvida de afinar a los clarinetes, ni a las trompas, ni al timbal. ¿Por qué a los saxos sí?
En fin, Otro día habrá más suerte.

¡Hasta la vista Carrisuayxos y no enferméis mucho!

PD: Aprovecho para añadir mi defensa frente al comentario que hizo Suay cuando dije que Philip Glass tenía, entre otros trabajos, parte de la banda sonora del Show de Truman. Sí, Suay me dijo: qué va a ser el show de Truman de él.
Pues bien, aunque sí es cierto que no es en su totalidad la música obra del autor minimalista, sí podemos afirmar que Philip Glass participó de forma más o menos activa en la banda sonora del show de Truman junto al compositor Burkhart von Dallwitz.
¿La prueba?
Ficha del Show de Truman en la página web de Philip Glass.
Visitad ese Link de la página oficial del compositor. Como se puede ver, incluye el Show de Truman entre sus trabajos. Que luego parece que yo hable por hablar...
Así que, ya sabéis, Philip Glass es el del Show de Truman, entre otros compositores (decir también que coge obras de autores consagrados como los desconocidos Johannes Brahms, Wolfgang Amadeus Mozart, etc.).

Ahora sí, ¡hasta la vista carrisuayxos!

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Saxos, Mitos y atonalidad (sexo, drogas y rock&roll).

Algunos Carrisuayxos tenemos el valor de enfrentarnos a la BSCA y superar con notable esfuerzo las largas sesiones de la música más atonal de Vicente Egea y el señor Ramos. Entre los escogidos estamos Claudia y Eduruix al barítono, Santi y Cristina al alto/soprano y Ana y yo al tenor.
Mucho tenemos que sufrir pues todo el mundo sabe que los saxos somos ignorados en el mundo de conjuntos instrumentales (salvo en ensembles de saxofones, lógicamente) y tenemos que tragar cuando vemos como los directores dan la entrada a oboes, a trompas... pero no a los solos de saxos. Y, dentro de los saxos, el sector marginal se compone por barítonos y tenores. Los barítonos ya es que directamente afinan con las tubas y se refugian en sus atriles esperando alguna filántropa indicación. Pero nunca sucede.
Lo que sí que sucede es que el alto Santi que, recordemos, es natural del antiguo egipto (aunque diga que es de Aspe, sus jeroglíficos lo delatan) y tiene un hermano gemelo que es igual que él pero sin tanta cara de bueno. Sí, Sí, todo eso es muy bonito. Pero Osiris y Seth también eran hermanos gemelos... y uno de ellos descuartizó al otro. Es como el mito de Caín y Abel, del huevo y la gallina. Lo que pasa es que siempre hay una Isis que salva la situación de una manera o de otra. Cristina, ¿te tocará a ti hacer de Isis en esta tragedia bandística? Y más teniendo en cuenta que uno es clarinete y el otro es nuestro estimado saxo alto.
Eduruix opina que le da igual que no le guste la música que tocamos en banda porque no la entiende. Sencillamente, como muchos, no le gusta porque no le gusta. A mí me parece cargante porque hay mucha tensión, mucha tensión, pero nunca hay relajación. Coincidimos plenamente en que no es mala música ni mucho menos, sencillamente, a oidos nuestros y de mucha gente, no está compensada y la inquietud que produce hace que te canses. Yo añado que la música dodecafónica no es la música de nuestra época pues ya tiene casi 100 años. No es la sonoridad de mi época, sino la de hace cien años.
La sonoridad de nuestra época la tenemos que hacer nosotros, no tenemos que vivir condicionados por la lapidaria frase de "la tonalidad ha muerto, nadie superará a Beethoven". Incluso existen caminos eufónicos a oídos poco entrenados que no son tonales (aunque por su sonoridad "agradable" lo parezcan). Mi pregunta es ¿Por qué nos tenemos que conformar entonces con una música que no nos gusta?
Paco Amaya habló de que tenemos que diferenciar entre la música que nos interesa y la música que nos gusta. Y digo yo, sin quitarle valor a lo que dice él, ¿es que ya no se pueden componer obras interesantes y que nos gusten? ¿acaso es pecado? Y otro de los grandes interrogantes de la vida humana es por qué los autores se ceban con la música "rarofónica" para ensemble de saxos. No digo que esté mal que la hagan pero cuando el 60% de lo que tocas es música de ese estilo, el 20% transcripciones y el 10% música popular o jazzera dices: ¿acaso no existe más música apta para el saxofón clásico contemporáneo?
Y el caso es que, muchas veces, esas obras son divertidas de tocar pero, como decía Pablo el de Rosendo, a veces se convierten en "divertimentos para uno solo".
Todas esas charlas para intentar convencernos de que la música dodecafónica es la música culta de nuestra época y que la música de bandas sonoras y popular es un aborto me parecen un tanto sin sentido ya que en las épocas más respetadas de la música los autores componían lo que podían, tanto música para el pueblo como música para ellos. Y ninguna era mala por el público al que iban destinados. ¿Acaso no es John Williams uno de los grandes compositores del siglo XX? Aunque sólo sea por su influencia, sí. Luego puede parecerte mejor o peor. Igual que Bizet, Igual que Beethoven, igual que Bach, igual que Desprez. Todos hicieron música para ellos y también para el pueblo.
Y con estas divagaciones sobre lo poco que me gusta que nos intenten convencer de cosas tan abstractas y arbitrarias como cuál es la música de nuestra época (que, si me lo preguntan, me limitaría a responder: la que los compositores de nuestra época compongan) me despido por hoy a la espera de que el demonio de las cuevas de Nerja nos transmita sus poderes superhumanos y podamos hacer un ensayo guay. Lástima que no juegue hoy el hércules para irnos antes del ensayo. Qué, por cierto, como crítica constructiva a todo el ensemble... Yo prefiero entrar antes y salir antes que entrar después y salir después... Es para pensárselo, aunque en la mayoría de casos, no se puede remediar.
Así que, amigos míos, defended vuestros gustos en la música de vuestra época, pero no tengáis miedo de conocerlo todo aunque al principio os suene cacofónico -es probable que os acabe gustando antes de lo que creéis... y también es probable que no, xD-. Es bueno aprender tanto de los errores como de los aciertos del pasado (y a veces no es muy claro distinguir qué cosa es error y qué cosa es acierto).

¡Hasta la vista Carrisuayxos!

jueves, 5 de noviembre de 2009

Frases célebres Edición I

Ya que me fugué por enfermedad un maravilloso ensayo del no menos maravilloso ensemble, voy a compensar vuestras mentes deseosas de historias con una pequeña recopilación de frases y momentos célebres vividos en el Carrisuay que será la primera iteración de una nueva sección en el blog.
Para ello cuento con la inestimable ayuda del de Rosendo que, siendo daltónico, nos deleita con la primera frase del compendio:

Pablo: "Para gustos, colores".
Quizá por eso tendrá un gusto tan raro y a veces diga unas cosas tan excéntricas...

También suele ser habitual ver a Maria José, cuando deja su gran afición por el tenis slapeño, contestar de la siguiente forma: Asá

Canini, a quien no he querido incluir antes pero que seguramente sea el que más frases celebres tenga y acumule a lo largo del año tiene para dar y vender. Incluso algunas requieren invitados especiales, de los cuales Suay es el más concurrido.

Suay: Venga, barítonos, tocar fuerte.
Canini: ¿Yo también?
Suay: No.



Canini: Enric DJ, Enric Dj. Sí, nadie sabe qué pasó por la mente de Canini para juntar dos conceptos tan distintos, el del heladero saxofonista de jijona y el del dj de discoteca bakala. Hasta hizo un dibujo en la pizarra.

Canini: Ahora el Devil's Rag a Tempo

Canini: Javi (Carrillos), 'nem a tocar el Devil's Rag!!


Canini (Después de cualquier Cena): Suay, ves despacito en la carretera... Sí, es aquí donde se demuestra que hasta el más duro de todos los saxofonistas tiene sus momentos de debilidad.

Y dejemos de hablar de Canini, que ya habrá tiempo para más y mejores de sus frases. Prosigamos.

En el mundo de la fraseología también ando yo versado, aunque en mi caso, lo que más hay son momentos célebres (y casi todos tienen que ver con perderse en un pueblo o discutir con Carrillos). Pero frases haberlas haylas y se resumen en:

Art: Dándolo todo. Esta frase es heredada de un amigo, al que yo a su vez le enseñé la gran frase que heredé de Suay (sí, la de Jai Level).

También está la de "Eduardo sellés, Eduardo sellés, Eduardo, Eduardo, E" de cuando tocábamos (y cantaba) Empatía.

Y una que todos le decimos a Eduardo sellés, ya que hablamos de él, es la de "Eduardo, ¿si? ¿yes?". Un clásico de las escaleras del conservatorio.

Eduardo Ruiz protagonizó una escena muy graciosa el año pasado, tras ser apodado el bello durmiente (por las dificultades para despertarle en la acampada de Agost). Imagináos la escena: todo el mundo cambiado y vestido de negro, listo para el concierto. Aparece Edu sin cambiar y se pone a hablar con todos como es habitual. Canini, asustado -ya sabemos que tiene su lado entrañable- le dice: Edu, tira a cambiarte que no vas a llegar para cuando toquemos.
Entonces Edu responde: Que no tardo nada, ¿qué te piensas, que soy una mujer?
Pero Edu, no hagas preguntas retóricas tan arriesgadas. Y más cuando luego, efectivamente, tardaste un montón, xD. Por suerte llegamos a tiempo.
Sin embargo, su momento estelar fue cuando el camarero del casino de Jijona le dijo que había tocado muy bien el piano y, al día siguiente, le tuvo que decir a Paco Amaya: "Paco, ¿Has dicho que soy Argentino? ¡Si soy de Ciudad Real - Tomelloso -!"

Bárbara la pobre no cuenta con frases que ahora mismo conozca, pero siempre está envuelta en grandes momentos. Como Toni también es de la vila, aprovecharé para que invada su espacio y suelte su frase, a modo de invitado, pues merece la pena.
Toni cuenta con la suerte y desgracia de tener el carné de minusválidos. Suerte porque puedes aparcar en sitios privilegiados. Desgracia si la consigues por el método legal que consiste, por si alguien no lo sabe, en ser minusválido. El caso es que él iba a comprar tabaco y gracias a dicha tarjeta pudo aparcar en la puerta. Cuando llegó al estanco y pidió su mercancía, el dependiente le pidió el carné.
Toni dijo: ¿Pero usted no ha visto que acabo de aparcar en la puerta de su estanco?
Igualmente, tuvo que enseñarle el carnet.

Claudia no tiene frases, pero sí momentos. Normalmente se distingue cuando va a protagonizar alguna genialidad porque tensa los músculos y oscila la cabeza como diciendo: No. Sí, parece tranquila pero ¡no te la pierdas de vista!

De los nuevos, el más fraseológico de momento es el señor José Alberto, al cual le atribuyen la mítica: "Achopijowebo" y él siempre responde: "que soy de yecla, no de murcia".

De Ana, mi compañera tenorística, decir que aunque aún no ha cosechado frases, si tiene momentos (y una extraña afición por querer pintar las uñas de los hombres) como cuando, haciendo las encuestas de Victoria Marco (Quien, con su más amplia sonrisa, nos deleitó como: "Como os equivoquéis en la encuesta... os mato") que era anónimas pero tenías que poner el nombre, me dijo: "dile que se calle, que si no no puedo concentrarme para rellenar la encuesta".

Cristina y Santiago, es vuestro deber cultivar las semillas de las frases para que tengáis vuestra propia sección. Incluso podríais ser el dúo más famoso de saxofonistas habidos y por haber ya que congeniáis muy bien y siempre vais juntos. ¡Oh! Como diría Suay: "Eso Al Blog"

Y aunque Carrillos no tenga ninguna frase mítica, sus dedos índice y la marca de éstos en los estómagos de sus víctimas/estudiantes son suficientemente míticos como para incluirlos en esta sección.

Suay, aparte de la antes mencionada, posee la frase que ahora todos decimos, sí, esa frase: "JAI LEVEL"

Y Nada, como las frases es algo que no debe ser desgastado, me despido de todos ustedes con una sonrisa en la boca y pensando ya en las escalas por terceras, cuartas, desarrolladas y por grados conjuntos.
¡Hasta la vista Carrisuayxos!